Espíritu de contradicción

Espíritu de contradicción
Espíritu de contradicción
Espíritu de contradicción

Es evidente la impronta dejada por los anglosajones en la dirección de nuestra entidad, tanto por los anglicismos utilizados, como por las contradicciones de las que aparentan hacer gala nuestros directivos.

Mientras desde los distintos departamentos comerciales y de Formación nos abruman con sus excesivos objetivos y cursos de obligado cumplimiento, desde el Departamento de RRHH se les ocurre enviarnos unas manzanitas coloradas “red apples” para que, bajo el lema “ Be healthy ” dejemos nuestra sedentaria vida y nos lancemos con locura al running, al jogging, y al good eating. Eso, mientras días antes convocan a una serie de “afortunados” a un curso vía “Webcast” de dos días de duración, en horario de 15:30 a 17:30.

A lo mejor, nadie les ha dicho el horario de trabajo de la Red, el horario de atención al público, la operativa obligada antes del cierre de la oficina, ó que en muchas de las oficinas convocadas hay trabajando solo dos personas, por distintos motivos, que evidentemente ellos como RRHH han de conocer. Resulta imposible poder salir antes a comer para cumplir con la obligatoriedad de este curso, obligando a muchos compañeros a posponer la comida hasta después de las 17:30 hora a la que finaliza (con suerte) ésta formación.

Resulta pues, bastante contradictorio, alentar a la vida saludable con iniciativas como las carreras de los fines de semana y las manzanas por un lado, y por otro obligar a parte de la plantilla a dejar la comida hasta la hora de la merienda. Francamente, suena a chirigota… claro!, será por las fechas en que estamos.

Sería preferible que se hubieran ahorrado dedicar esfuerzos a la idea de la manzana para dirigirlos a organizar un horario razonable para la realización de los cursos. Creemos que la plantilla se merece una planificación a la altura de los resultados que se han conseguido gracias a ellos.

No están mal las iniciativas de vida saludable, pero estamos seguros y convencidos de que un trabajo planificado, no a salto de objetivos y sin presiones, dentro de un horario controlado y respetado, nos llevará a todos los empleados a mejorar sustancialmente nuestra salud y nuestra calidad de vida, así como nuestra vida social.

Después de una jornada de trabajo, nada más saludable, entre otras muchas opciones, que pasar una tarde tranquila (a la española) con los amigos alrededor de un plato de jamón serrano. ¡La manzana para el postre!

Noticias Relacionadas

En respuesta a:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.