De chivatos, tóxicos y mediocres.

De chivatos, tóxicos y mediocres.

Los empleados tóxicos que se dedican a ocultar su incapacidad, su inutilidad, a base de culpabilizar a miembros de su equipo, de compañeros y compañeras, mediante demandas ante RRHH basados en elucubraciones, deben asumir que antes o después les va a pasar lo mismo.

El Banco es, en definitiva, el último responsable de que esto ocurra. Y los responsables Territoriales de Madrid serán cómplices de dicha toxicidad si no neutralizan a esas malas personas y peores profesionales.

Leer la Circular completa en PDF

Noticias Relacionadas

En respuesta a:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.